La salud física es el primer requisito para la felicidad. J. Pilates

El Pilates está de moda, lo vemos y oímos en todas partes, pero ¿qué es realmente el pilates?

 

El método Pilates fue creado por Joseph Pilates en el siglo XX con el fin de mejorar la postura, el equilibrio y la flexibilidad.

Mediante la práctica del pilates se busca la correcta alineación del cuerpo trabajando la consciencia de la postura para corregirla mediante ejercicios de fuerza y flexibilidad.

El Método Pilates busca la calidad a la hora de realizar el ejercicio antes que la cantidad de repeticiones. A medida que la persona va adquiriendo mayor habilidad en el desarrollo de los ejercicios se pueden ir complicando de manera que implique mayor concentración, equilibrio o control del cuerpo.

Los principios generales son 6:

– La respiración

– La centralización

– La concentración

– La precisión

– El control

– La fluidez

 

En el Pilates:

– Se busca una respiración que expanda la caja torácica, ya que favorece la correcta contracción de la musculatura. Esto es un principio clave en el entrenamiento de pilates, ya que se utiliza para facilitar la estabilización y movilización.

– Vigilaremos la correcta posición de las escápulas, para evitar compensaciones con el cuello, cabeza y hombros.

– La posición de la caja torácica debe estar alineada con la pelvis.

– La posición de la cabeza y de la columna cervical debe estar centrada entre los hombros y estirando tu cabeza como si quisieras crecer.

– Los ejercicios se realizarán inspirando y espirando, junto con la contracción de la musculatura del abdomen, glúteos y suelo pélvico. Intentaremos mantener continuamente la correcta alineación de nuestro cuerpo y la conciencia sobre nuestro propio cuerpo.

 

La práctica de Pilates puede aportar al cuerpo una serie de beneficios:

 

– Aumenta la concentración reduciendo niveles de estrés.

– Tonifica y fortalece la musculatura sin aumentar masa muscular (moldea el cuerpo).

– Mejora tu rendimiento deportivo y previene y rehabilita lesiones del sistema musculo-esquelético.

– Mejora de la propiocepción por aumento de la coordinación intra e intermuscular.

– Aumenta la flexibilidad, agilidad de movimiento, coordinación y equilibrio. Además, corrige los hábitos posturales mejorando la postura y la alineación.

– Mejora la circulación sanguínea y linfática.

– Activa la musculatura profunda o propioceptiva.

 

Eso sí, es importante que se realice bajo la supervisión de un profesional cualificado y en clases no superiores a 10 personas, ya que de lo contrario no se podrán realizar las adecuadas correcciones que requiera la persona durante la clase.

A su vez, el Pilates terapéutico impartido por fisioterapeutas, sirve también como tratamiento para las personas que padezcan algún tipo de patología que afecte a la postura correcta.

El instructor no es una máquina que se sabe algunas clases de memoria, es una persona que, con sus 5 sentidos, sus conocimientos y sus valores personales, desarrolla la capacidad de instruir a cualquier tipo de público y modificar los ejercicios según cada necesidad individual.

¡Anímate! y ven a probar.